Magnet in dark© por Majo.Sr. Capítulo 2

«Todos  sabemos  que se  quiebra el  alma cuando  su mirada  ya no mira más,  y caminamos  al  filo del  alba perdiendo la  calma, perdiendo la  calma cuando  ella se  va. Y todos  esperan  que  venga la lluvia y limpie  las  calles  de  esta  ciudad». Fragmento  del tema «LLUVIA». BAJOFONDO


SOFÁ  ROJO 


En  el  desayuno  suena  el  teléfono  de Cloe  sacándonos al  resto  de  una  acalorada  conversación,  la  cual  cargué  durante  los  pasados  treinta  minutos  resistiendo la  respiración. 

Ahora, gracias a  Dios,  la  atención de papá está en ella—. Hola,  ¿sí?  Estoy  en  una  reunión.  ¿Quién  habla?  —Acuna el  móvil,  entretanto  ríe  tontamente  y  palabrea  en  susurros—. Hola,  ya  ni  te  conozco,  ¿qué?  Ah  y-ya-ya  ¡voy!  —Pega  un  salto alarmada y casi echa la  silla  al  suelo.

   Con  una  carcajada  sale  como  misil  dirigida  hacia  la  puerta, perdiéndose  de  vista  en  la  cocina,  solamente  dejando  su  aroma floral.  La única persona  que  pone  así a  Cloe  es  su padre. Viro y consulto. 

—¿Será  él?  ¡¿Habrá  vuelto?!  —Veo  a  mamá  ya  de  pie  en  la puerta,  detenida  hace  gestos  con  el  mentón  para  mover  a  Arturo. 

—Ahora  sí  voy  a  aclarar,  ¡ah,  sí!  —dice  Arturo  refunfuñando.

   Alcanzamos  la  puerta  y  allí  está  Báez  saliendo  de  su  flamante  coche  para  luego  tomar  a  su  hija  con  los  brazos  extendidos, acurrucándola  como  a  una  pequeña.  Acaricia  su  cabeza  y  la  reverencia  como  a  una  desconocida,  es  todo  un  dios  griego  con  su diosa  en  brazos.  Cloe  se  muestra  alegre,  con  una  perfecta  sonrisa y  todos  sus  dientes  a  la  vista.  Su  cabello  alborotado  luce  hermoso  aun  sin  peine  en  él,  además  de  que  la  luz  del  sol  se  filtra  en  su llamativo naranja coral.

 Todos  nos  dirigimos  al  zaguán  contentos,  incluso  papá  sonríe,  pues  es  muy  amigo  de  Báez.  Amigos,  casi  hermanos,  desde pequeños.

 Báez  deja  de  ver  a  su  hija  para  luego  clavar  su  intensa  mirada  de  ojos  oscuros  en  nosotros. Su  cabello  reluce  con  un  tinte blanco  en  la  raíz  de  su  frente. Galán  como  un  artista  de  Hollywood,  un  escultural  cuerpo,  con  un  traje  de  alto  costo  y  de  diseño.  Aparenta  menos  edad  de  la  que  posee,  pero  en  realidad  es  de la  misma  década  que  Arturo  y  Amalia. Una  sonrisa  pícara  ronda en  sus  labios  haciéndome  recordar  su  amabilidad  que  siempre  es sincera,  a  pesar  de  que  a  la  vista  su  apariencia  física  demuestre hostilidad y orgullo.

 Me recibe  gentil  con  sus  palmas  extendidas  y  me  acerca  hacia  él  con  un  cálido  abrazo.  Por  encima  del  hombro  sonríe  a mamá.

 Enseguida,  me  deposita  con  dulzura  a  un  costado  y  se  encamina  a  la  puerta.

  Ahí,  de  pie,  con  las  manos  en  sus  bolsillos, está  su viejo amigo Arturo. —Hola  viejito,  ¿cómo  has  estado?  —pregunta  Báez  con  una amortiguada  sonrisa,  al  tiempo  que  sacude  su  cabeza  e  imita  su recta postura.

 —Bien,  pero ya nos  conocemos  para fingir,  ¿no?

 —No,  no  te  quejes,  no  es  necesario  que  escupas  lo  que sea  que  tienes  para  decir,  ya  lo  sé.  Te  olvidas  de  que  nos  conocemos  lo  suficiente.  Es  como  cuando  jugábamos  de  pequeños; sin  hablar,  ya  he  adivinado  lo  que  piensas.  Desde  ya  te  lo  digo, primero un abrazo y luego te aclaro  todo,  ¿sí?

  —Ven,  modelo  de  Vogue,  y  explícame,  ¿qué  es  eso  de  que nuestras  únicas  hijas  se  nos  irán  a  Nueva  York?  ―dice  Arturo,  al tanto  que  ríe  tomándolo  del  codo  y  lo  sacude  hacia  él.  Posa  la mano  en  su  hombro  y  ambos  se  sumergen  dentro  de  la  casa  pareciendo dos  adolescentes  en complicidad  de verano.

 Mamá nos  abraza a  ambas y los  seguimos.

00efd-separador_fino_pluma2

  Me voy ya  en  el  barco  directo  a  Buenos  Aires,  con Cloe y su padre. La  despedida  en  Colonia  fue  algo  triste,  como  siempre,  pareciendo  la  primera  vez.  Un  poco  de  lágrimas  cayendo  de los  ojos  de  mamá  y  los  interminables  abrazos  de  papá.  Devuelta a  Buenos  Aires,  a  esa  ciudad  un  poco  revuelta  para  mí,  a  la  que me acostumbré  sin darme cuenta.

   Los  recuerdos  de  mis  padres  aún  siguen  frescos  en  mi  cabeza,  pero  Báez  me  distrae  mientras  se  inclina  y  nos  da  a  ambas  un tórrido abrazo. Cloe  y yo lo tomamos  como dos  pequeñas. Abstraída  nuevamente  en  mis  pensamientos,  debido  al  arduo  trabajo  en  el  resto  de  las  clases,  mi  sobre  exigencia  y  la  comida  chatarra.  Es  eso  o  Cloe  cocinando  en  casa,  en  el  mismo momento  en  que  lo  pienso  encojo  los  hombros  temblando  con chuchos. Este  día  el  papá  de  Cloe  se  hospeda  con  nosotras  una  noche,  según  nos  dijo.  Luego,  solo  estará  durante  las  mañanas,  ya que  posee  una  propiedad  de  mucha  mayor  dimensión  que  el  remodelado  piso  del  apartamento  en  que  vivimos  con  Cloe,  en Puerto  Madero.  Ya  es  nuestra  casa  desde  hace  casi  cuatro  años, cuenta  con  una  luminosa  sala  con  grandes  ventanales,  donde  coloco  atriles  con  lienzos,  además  de  las  fotografías  de  Cloe  y  cuadros  míos  que  se  exhiben  en  las  paredes  blancas.  Contamos  con solo  una  habitación,  pero  el  estar  es  como  un  loft  y  tiene  un  futón  para  las  visitas  del  el  Sr.  Báez,  quien  gustoso  de  quedarse  allí nunca se  había  quejado. La  agenda  de  la  semana  arranca  con  citas,  así  que  hago  notas en  la  cabeza.  Uno:  hoy  trabajo  en  el  Café,  entro  a  las  ocho  de  la noche…

 —Iona,  escucha  este  tema  —Cloe  dice  animada  en  la  cocina,  mientras  coloca  sus  codos  en  apoyo  sobre  la  isla—.  Antes  de que se  acaben  tus  minis  vacaciones. 

  Señala el  reloj. Bufo  tratando  de  disfrutar  el  resto  de  día  libre  que  me  queda,  en  estos  ambientes  que  son  donde  pasamos  la  mayor  parte del  tiempo.

  Sonrío  tranquila  cuando  veo  bailar  descalza  a  Cloe  al tiempo  que  estira  su  mano  hacia  el  control  del  aparato  de  música para subir  el volumen. El  señor  Báez,  en  un  taburete,  la  observa  divertido.  A  él  parece  agradarle  la  simpleza  de  nuestra  compañía.  No  la  pierde  de pista,  mientras  está  sentado  cómodamente  con  unos  jeans  y  un suéter  en  hilo  gris,  también  sin  calzado.

  Los  pisos  invitan,  de madera de  roble,  tan suave y fina. El  disco  que  se  escucha  es  uno  de  los  míos,  ya  que  amo  la música.  En  general,  tengo  cientos,  uno  de  los  favoritos  es  Bajofondo.  Cloe  pone  en  alto  los  altavoces,  los  cuales  suenan  exquisitos.  La  canción  «Lluvia»  se  dispersa  en  cada  rincón  del  lugar,  y durante  ese  tiempo  me  reclino  en  el  sofá  rojo  de  tres  cuerpos, con  un  libro  en  el  regazo,  e  inclino  la  cabeza  y  cierro  mis  párpados.

  Solo  me esmero en  escuchar,  aunque  sin intentar dormirme, ya  que  últimamente  estoy  sintiéndome  rara  y  ensimismada  ante ello. 

  Pero todas  las  personas  deben hacerlo,  ¿verdad? 

  De noche ya…

  Las  luces  en  la  calle  pestañean…,  habrá  algún  foco  roto. De  camino  al  trabajo,  sujeto  con  fuerza  el  sombrero  de  tejido  negro  que  llevo,  pues  aunque  estamos  en  el  inicio  de  noviembre,  el  crudo  invierno  ha  alargado  su  estadía,  y  este  aún hiela los  huesos. Mis  rizos  se  asoman  y  calientan  la  piel  debajo  de  mi  nuca,  y me  cubro  el  cuerpo  con  mis  manos  cuando  aprieto  más  la  chaqueta  verde  musgo  de  amplios  bolsillos,  y  dentro  refugio  mis dedos.  Camino  con  unas  cómodas  zapatillas  Converse,  negras, viejas y  gastadas,  llevándome  ligero. Siempre  se  siente así cuando escucho  música,  me  transporta.

  En  el  móvil,  porto  los  auriculares  encendidos  con  la  misma  canción  que  he  dejado  en  el  apartamento. 

  Continúo  sin  atención,  y  en  un  corto  tiempo  llego  al  trabajo pareciendo  que  hubieran  pasado  solo  unos  minutos.  Me  adentro en el local saludando.

 —Hola,  tantos  días  sin  vernos.  —Doy  una  sonrisa  amigable, similar a  la  de  mi madre.

 —Hola,  Iona,  ¿qué  tul  ?  ¿Cómo  te  fue  en  tu  viaje  a  casa?  —me  conversa  este  muchacho  de  tono  jocoso  y  de  oscuro  y  rizado cabello,  cubierto  al  llevar  una  gorra  de  visera  (emblema  del  lugar). 

  —Bien,  gracias  por  preguntar,  Javier,  ya  comenté  lo  de  mi próxima  mudanza.  Estoy  ilesa.  —Sonrío  triste  con  un  encogimiento de hombros.

 ¡Jesús!  Recuerdo lo claro y molesto que resultó  ser ese día… 

―Papá…  papá.  Mira,  eh…  —Mordí  mi  labio  inferior  con  fuerza—. ¡Bien,  me  voy  a  Nueva  York!  —Tragué  y  exhalé  con  alivio  a  la  vez,  pero mis  nudillos  bajo la mesa se  tornaron  blancos  por apretarlos  con fuerza. Amalia  soltó  las  tazas  en  el  fregadero  al  escuchar  el  secreto  dicho  en voz alta.  Y,  Cloe,  bueno, Cloe  silbó. 

—¡¿Co-co…  cómo?!  No  entiendo,  ¿qué?  —Me  miró  con  furia  y  tristeza.  Sus  ojos  acompañaban  a  su  cuerpo  encogido—.  Supongo  que  de  esa forma  en  que  me  lo  planteas  no  es  para  decir  «¡de  ninguna  manera!».  ¿Cómo fue…? 

  —¡Ey!  ¿Iona,  dónde  te  fuiste?  —Javi  me  distrae  al  tocar  mi hombro,  sacándome  de  mi  recuerdo—.  ¡¿Bárbaro,  estás  de  broma?!  Pobre  Arturo,  cómo  debió  quedar,  uff.  Pero  te  felicito,  es todo  un  paso…  Ah,  casi  me  olvida,  el  jefe  quiere  hablar  con  vos, creo  que  es  por  la  carta  de recomen-dación  que  solicitaste  para un laburo allá.

  —Oh,  dale,  gracias.  —Me  alejo  y  sobre  el  hombro  lo  miro mientras  le  ofrezco  un  cómplice  guiño,  aunque  antes  de  llegar  al final  de la  sala Javier vuelve hablar. 

  —Iona,  ¿está todo  bien  allí? 

Me volteo lentamente y  lo miro  sin comprender. 

  —¿A  qué  te  refieres,  Javi,  a  la  mudanza?  Uhm,  es  un  gran cambio. 

  Él  se  acerca  a  una  de  las  mesas  aderezando  copas  y  utensilios,  y me  ve de  perfil—. No,  me  refiero  a  que  te  ves…,  no  lo  sé,  ¿agotada?  Mira, Iona,  eres  más  joven  incluso  que  yo,  y  te  tomas  las  obligaciones con  tantas  exigencias,  solo…  me  refiero  a  que  debes  descansar. ¿Lo  harías  por  el  viejo  Javier?  —Se  endereza  y  vira  para  verme sonriendo  tiernamente.

 Le  devuelvo  la  misma  sonrisa  asintiendo  con  mi  cabeza, porque  no  puedo  decir  en  voz  alta  que  nunca  cambiaré  mi  forma de  ser y  mis  ambiciones  por nadie.

   Realizo  las  comunes  tareas  que  el  mâitre  me  exige  día  a  día,  y esta  noche  no  es  muy  diferente.

  Sin  más,  el  tiempo  vuela  y  horas más  tarde  termina  la  noche  laboral,  siendo  hoy  un  poco  menos el  trabajo.  Entonces,  saco  la  propina  del  bolsillo  y  la  ordeno  con lentitud  en  la  billetera.  Luego,  cambio  mi  uniforme.  Ya  lista,  voy de  regreso  a  casa,  así  que  me  dirijo  a  la  puerta  principal,  sin  embargo,  me  detengo  al  oír  un  llamado  desde  una  de  las  mesas. Sentado  se  encuentra  el  dueño  del  lugar,  que  es  un  tipo  mayor que yo y ronda los  treinta. 

 —¿Así  que  te  nos  vas?  Javier  me  lo  comentó.  ¿Cuánto  tiempo  te  tendremos  todavía…?  No  malinterpretes,  es  que  en  serio, nos  gustaría  que  te  quedaras.  Pero  igual  te  felicito  por  tu  valentía e  ímpetu  en  conseguir  tu  sueño.  —Delinea  con  su  dedo  la  copa que  bebe—.  Me  han  dicho  que  eres  buena  en  el  arte.  Me  alegro por  vos,  Iona.  —Levanta  su  mirada  demostrando  alegría  en  ella. Es un jefe cordial. 

  —Le  agradezco,  yo…  estuve  contenta  estos  años  en  los  cuales  me  brindó  un  lugar.  Ojalá  consiga  algo  para  obtener  mi  dinero  y  poder  ayudarme  con  los  estudios  o  la  vida  cotidiana.  Un trabajo  igual  que  acá  con  compañeros  maravillosos,  aunque  sé  es otro  país  y  otra  cultura  diferente. 

—¡Bah!  —Mueve  la  mano  en  el  aire  y  suelta  un  «puf»—.  Iona,  te  desenvolverás  bien,  ampliarás  todo.  También  enamorarás a  todos,  igual  que  acá  no  tienes  fronteras.  Además,  manejas  el inglés  a  la  perfección,  agradécele  a  tu  padre  que  insistió  en  que lo  aprendieras. 

  —Mientras  se  ríe  a  pleno  pulmón  ofrece  un  papel con  su mano extendida. 

 —Gracias.  —Con  rubor  en  las  mejillas  tomo  la  carta  de  sus manos—. Nos  marchamos  en  febrero  para  tener  tiempo  y  tratar de  adaptarnos. En  mayo  arranco  las  clases  en  la  universidad. Muchas,  muchas  gracias.  Igual  sigo el laburo  hasta las fiestas.

 —Bien,  Iona,  encantados  de  seguirte  teniendo.

  —Aún  sonríe y en efecto  se recuesta en  su silla—.  Y cuídate, ¿sí? 

  
 Título  original:  Magnet  in dark.  (Parte 1-  El  ónix).

 Copyright  © 2017  Majo.Sr All  rights reserved.

 ISBN-13:  978-1545327388 

ISBN-10:  1545327386 

©All rights reserved-SAFECREATIVE, CÓDIGO RE.; 1507154633355

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o prestamos públicos.

¡OBRA YA EN FÍSICO!

Puedes encontrarla en Amazon. 😊AQUÍ

Allí si gustas puedes apoyar, dejando tu valorización y reseña. Sería muy agradable para mí. ♥❤

¡Y no olvidemos de colaborar con más autores auto-publicados!

Sígueme en mis redes sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s