MAGNET IN DARK© Capítulo 3, “Creep”.

«Pero  soy  extraño,  soy raro.

 ¿Qué  demonios  hago aquí? ¡Yo no  pertenezco aquí! Ella corre  de  nuevo,   ella sale  corriendo,  ella corre,  corre  (…)

 Cualquier  cosa que  te  haga  feliz,   cualquier  cosa  que  desees,  eres  tan  especial… 

Desearía  ser  especial.  Pero  soy extraño.

   ¡Soy raro! ¿Qué  demonios  hago aquí?».

Fragmento  del tema «CREEP-RARO» (traducido  al español). RADIOHEAD. 

 

CREEP 

 

De camino  a  casa  pensando  en  la  conversación  de  hace unos  segundos  con  mi  jefe  y  en  todo  lo  que  se  avecina,  sin  poder  disfrutar  los  planes  en  este  momento, ya que sin razón alguna  no me  siento bien. La atmósfera pesa. Continuamente  miro  hacia  atrás,  segura  de  que  alguien  fisgonea,  e  interrumpo  la  música  que  suena  en  mis  oídos  al  querer investigar  los  alrededores.

Con  la  palma  abierta  froto  mi  frente ya  sudorosa,  y  de  nuevo  ubico  el  audio  para  continuar,  aunque mis  piernas  comienzan  a ponerse  más  tiesas  mientras  que  mi distribución  sanguínea no funciona del  todo. El  porqué,  no lo  sé…

Los  cortos  cabellos  de  mi  nuca  repentinamente  se  erizan, pues  una  sombra  se  atraviesa  a  mi  perfil.  Rápido  doy  la  vuelta para  observar  y  no  veo  más  que  dos  enamorados  borrachos dando  tumbos  en  la  calle.  Suspiro  fuerte,  con  alivio  tal  que  tomo de  mi  pecho  hundido  la  piedra  de  ónix,  y  a  la  vez  comienzo  acelerar  aún  más  el  paso,  para  girar  en  la  próxima  esquina  tan  rápido  como  la  luz.  Me  dirijo  a  la  pared,  porque  mi  espalda  choca contra  esta  muy  fuerte.  Quiero  esconderme,  aunque  no  sepa  claramente  de  quién. El  esternón  parece  salirse  de  sitio  por  el  estímulo,  aún  alterada,  sin  saber  de  qué  huyo.

Antes  nunca  me  había  capturado  esta  sensación,  como  si  se  rieran  de  mí  las  sombras.  Suspiro pesadamente,  en  un  vago  intento  por  apoderarme  de  la  calma para  retomar  el  camino  a  casa,  a  la  vez  que  saco  mi  cuerpo  encorvado  situado  sobre  la  dura  pared.  Marcho  hacia  delante,  al punto  que  fisgoneo  el  entorno.  Nadie.  Tonta  y  cobarde,  pienso además  de  tararear  para  tranquilizarme,  al  son  de  «Creep» de  Radiohead.

«¡Cataplúm!»
De  pronto,  en  el  cuerpo  siento  un  estruendo  tal  que  hasta en  mi  mente  se  ve  reflejada  la  sorpresa.

¡Wow!  ¿Qué  fue  eso?

El móvil,  junto  a  algunas  cosas,  cae  al  suelo,  pero  la  melodía  es  lo único  que  suena  en  la  calle,  que  por  un  momento  parece  un  desierto. Algo  apoderándose  con  fuerza  de  mis  codos  es  la  razón  que ha  impedido  que  caiga.

Quiero  agradecer  a  quien  fuese,  por atropellarme  y  a  la  vez  por  no  dejarme  desplomar,  aunque  existe una  posibilidad  que  este  quiera  una  paga,  a  estas  alturas  nadie  es de  fiar.

  ¿Dios,  por  qué  salí  a  pie?

Levanto  la  vista  sobre  mi  hombro  y  noto  la  gorra  tirada.  Los  rulos  alborotados  brotaron  como erizo  en  ataque.  Con  un  soplido  de  hábito  los  hago  a  un  lado,  y me  avergüenzo  en  el  acto  al  notar  al  alto  hombre  con  estilo  rockero y gótico que me  mantiene aferrada.

Titubeando  me  libero  de  su  agarre  quedando  tiesa  debido  al micro  espacio  entre  ambos,  parada  como  una  maldita  estatua  viviente,  viendo  sus  ojos  negros  con  impaciencia  sobre  mí.

No  me paralizo  con  terror  al  notar  al  desconocido,  sino  que  me  siento desafiarlo  al  verlo  de  la  manera  en  que  ahora  lo  observo,  pareciéndome  absurdamente… ¿familiar?

Él con rapidez  la  ha  tomado  del  suelo  para  devolverla  con  una delicadeza  poco  común  en  un  muchacho.

A  juzgar  por  su reacción  amable  y  su  asentamiento  de  cabeza,  sin  charla,  parecería  mayor.  Excepto,  claro,  porque  lo  estoy  viendo  y  puedo  notar que tiene la frescura  de  unos  veinte  y  pocos.

Como  tarareando, conduzco palabras  fuera  de  mi boca.

—G-graci…,  eh,  quiero  decir  g-gracias.  —Sacudo  torpe  la ropa  para  disimular,  mientras  mis  palmas  abiertas  toman  la  gorra para  colocarla  con  habilidad  por  encima  de  mi  alborotado  cabello rubio.  Él  me  mira con suspicacia y quizá un  poco de  burla.

—¡Ostia,  qué  buen  golpe!  —El  muchacho  acaricia  su  firme pecho—.  Sigo  sin  terminar  mi  noche  aquí  y  consigo  un  porrazo, creí  que  era  el  único  que  corría  en  este  mundo.  Yo  escapo  de  un amigo ebrio,  ¿y  tú?

Dale,  tonta,  no  lo  dejes  pagando,  ¡ñam-ñam!  ¡Quééé  guapo!  No  es  de por aquí,  pregunta,  pregunta.

Poseída  por un  momento, sacudo la  garganta  seca.

—Ahm,  gracias,  en  serio,  p-por  esto.  —Señalo  el  lugar  donde  me  habría  desparramado—.  No  suelo  hablar  con  desconocidos,  menos  a  las  dos  de  la  madrugada.  Me  dirijo  directo  a  casa, siempre.  —Lo  oigo  susurrar  en  secreto,  pero  descifro  las  palabras  debido  a  nuestra  cercanía.  ¿Acaso  dijo  «tu  olor»?—.  ¿Perdón?  —Olisqueo  el  aire  y  mi  ropa  ―nada―,  miro  intimidada  un inexistente  reloj  en  mi  muñeca,  y  luego  evito  sus  ojos  que  parecen  ver  más  allá  de  mi  alma—.  Disculpa.  Es  más,  me  hace  recordar que  siempre tomo un taxi,  no  sé, ¡fui  una  tonta!

—Ah,  no os  disculpéis,  no  voy  a  pretender  que  me  cuentes tu  vida,  además,  prefiero  este  golpe  a  embriagarme  con  el  aliento de mi amigo. Por  un  momento,  ese  rudo  sarcasmo  suena  familiar,  como el de Cloe. —Está  bien,  gracias  de  nuevo.  —Queriendo  atrapar  la  atención de un  taxista mi brazo libre se sacude como marioneta.

Su  sonrisa  se  curva  a  un  lado  y  muestra  una  mirada  inquietante.
—Soy  español,  aunque  vivo  en…  —Noto  que  desliza  con fuerza  saliva  por  su  garganta,  entonces  ciñe  su  vista  al  mirar  sus limpias  manos—.  Mi  compañero  se  ha  emborrachado  en  un  bar de por aquí,  que ya  ni recuerdo dónde queda.

Gracias  a  Dios.  Este  chico  me  asusta  como  el  mismo  infierno,  pronuncio  con  desesperación  en  mi  cabeza  y  bendigo  cuando  un  taxista  se  detiene.  Aunque  siga  paralizada,  con  los  pies  estancados en  el  lugar,  sin  evitarlo  miro  al  chico  tranquilo  y  no  puedo  decir nada.  Solamente  una  mueca  poso  en  mi  boca,  pues  no  sé  si  calificarla  como  una  sonrisa  tímida  o  un  gesto  para  no  aparentar  ser engreída.

¡Tonta!  ¿A  quién  engañas?  ¡A  mí  no!  Te  aterra,  ¡ghrr!  Porque  nos gusta.

—PIBA,  ¡¿va  a  subir  o  no?!  ¿Para  dónde  va?  —El  taxista, algo  rudo  al  hablar,  quiebra  los  cristales  del  pensamiento  de  mi turbio yo.

—O-Oh,  ah,  sí,  disculpe  mi  demora.  Ahm,  a  Madero.  —Confusa,  al  sentir  una  repentina  punzada  en  el  pecho,  tomo  la piedra  colgante  bajo  mi  suéter.  Pareciera  imaginarme  que  ha  cobrado vida  y  tiene latidos  por  su cuenta. El  muchacho  con  penetrante  tranquilidad  sigue  aquí  y  para colmo  toma  la  puerta,  una  vez  más  con  su  velocidad  inexplicable.  Además,  mantiene  sus  ojos  clavados  en  mí,  tan  dulces  y  oscuros  a  la  vez.  Resguardada  ya  en  el  vehículo  cierro  la  puerta tratando  de  que  no  sea  obvia  mi  urgencia  por  huir,  y  me  atrevo a mirarlo.  Solo  su  cabeza  se  hamaca  con  un  gesto. En  una  leve despedida.

Al  fin  el  auto  se  aleja  y  él  sigue  de  pie  sobre  el  cordón,  lo veo  más  pequeño  a  lo  lejos.  Girando  me  viene  a  la  mente  cuando  capté  su  cuello  y  vi  un  tatuaje  extraño,  aunque  lindo,  como un  cuadro  que  no  me  resulta  inédito.

Lo  repaso  una  y  otra  vez en los  rincones  de  mi cabeza. Cuando  finalmente  llego  a  casa,  encuentro  a  Cloe  desvelada al  no  haberme  visto  aún  en  la  cama.  Incluso  Báez  está  con  teléfono  en  mano.  Espero  que  no  haya  llamado  a  la  policía  especial  para  mi búsqueda.  No me  extrañaría.

Deposito  la  chaqueta  en  el  perchero.  Titubeo  y  olvido  la  escena  en  el  apartamento  ante  el  recuerdo  de  los  ojos  mordaces  de aquel  chico de  pestañas  largas y expresión huraña y aguda. Un  grito  me  sacude,  tal  como  esperaba,  y  el  ensueño  se  esfuma.

—¡Iona,  Iona!  —Uy,  es  Cloe  sonando  algo  (bastante)  aturdida—.  ¿Estás  bien?  Nos  preocupamos  mucho  con  papá  al  ver que  no  habías  llegado  aún  y  que  tampoco  llamaste  por  si  te  retrasarías.  Especulamos  que  tendría  que  haber  sucedido  algo. —Frunce  sus  cejas  rojas  tomándome  las  manos  heladas  por  el  frío de fuera.

—Lo  siento  por  no  avisar  que  salí  con  algo  de  retraso  del trabajo,  hablé  con  mi  jefe  y  luego ¡pff!  No  sé  qué  pensé.  Mi  cabeza  estaba  en  Júpiter.  No  llamé  a  un  taxi  para  venir  aquí,  solo  caminé.

—¿Solo caminaste?  —Báez alucina.

—Sí,  pero  únicamente  unas  pocas  cuadras  desde  mi  trabajo, luego me ocurrió  algo…  Tomé uno.

Báez  me ataja  sorprendido.

—¡Ay, niña!  ¡¿Estás  bien, te asaltaron?!

—No,  no,  tío,  solamente  me  asusté.  Reaccioné,  me  di  cuenta  de  que  caminaba  sola  en  la  calle,  me  detuve  y  vine  hasta  aquí en un  taxi.

—Por  suerte,  Iona,  creí  que  te  había  sucedido…  ¡Temí  lo peor!  Y  no  supe  qué  pensar,  casi  dimos  parte  a  la  policía.  Nunca dejas  de  llamar  si  es  que  pasa  algo,  eso  de  vos  nos  extrañó,  entonces… —Cloe  suena  algo  tensa,  pero  poco  a  poco  descansan sus  hombros.

—Uh,  no,  muchas  gracias  y  perdón,  no  volverá  a  suceder. Lo siento  si los  aterroricé. Llamaré la…

¡Mi  móvil!,  pienso,  no  lo  recogí  del  suelo,  ha  quedado  en  aquel lugar. Reflexiono  en  un  ataque  como  enchufada.  Revoloteo  en  los bolsillos,  bolso,  chaqueta  y  jeans,  pero  no  hallo  nada.

Miro  a Cloe frente  a  mí y le replico.

—El  chico.

—¡Ajá,  lo  sabía!  Te  tenía  que  tocar,  no  eres  tan  friki  —contesta  Cloe  con  una  amplia  risotada  grabada  en  su  boca. Es ágil escupiendo bromas.

—Allí  lo  dejé,  ¿có-cómo?  No,  no,  ¿qué  dices?  —Me  coloreo como una capa de torero en  pleno rodeo.

—Sí,  vaya,  es  normal.  ¿Conociste  a  alguien  en  el  trabajo?  —Junta  las  manos  con  leves  roces  entre  sus  dedos,  como  un  paparazzi siempre queriendo  saber  más. Ruedo  mis  ojos.

Su  descaro  no  me  sorprende,  aunque  inconvenientemente  importa porque aquí está  Báez de pie.

 

 

 

↗↗↪Ya puedes encontrar el libro en e-book, y en FÍSICO. 

📱📖Magnet in Dark

Autora principiante e indie, si gustas puedes darme tu apoyo. 😊 Si te ha gustado valóralo en Kindle, dejando tus comentarios, estaré eternamente agradecida. 

 

 

Les dejo una pequeña y hermosa reseña que me creó una fiel lectora, amiga y colega. Espero disfruten, al igual que yo lo he hecho. 

Reseñista, Luz Ramírez.

MAGNET IN DARK

Estás soñando Iona, despierta y despiértame contigo”, una sola frase resume el mundo en el que Magnet sumerge al lector; leer como su protagonista se funde entre el mundo de los sueños y la realidad hasta no saber cuál es cuál es un reto a la imaginación.

Es en esa dualidad que maneja la historia que encontramos como los espíritus luchan una batalla que empezó hace mucho tiempo, donde la búsqueda del Onix y la disputa que se da entre el corazón y la razón mantienen el curso de una muy buena historia que lleva al lector de la mano por cada página.

La narrativa usada en la descripción de los espacios y de los personajes facilita que el lector pueda “ver en su imaginación” el ambiente que la escritora describe; además el uso de idiomas como el latín permite que el lector sepa de dónde vienen los personajes y esto ayuda en el desarrollo de la trama.

A todo aquel que se atreva a leer Magnet in Dark solo debo decirle una cosa “Gratam tenebris” (Bienvenido a la oscuridad).

 

¡Muchas gracias Luz, o como yo la llamo Marlén!

Por si gustan leer algo suyo, publica en Wattpad, aunque pronto se sumará en el mundillo de auto publicación. 🙂

Link de su user▶ Wattpad▶ ❤ LUZ RAMÍREZ

 

 

*AHORA SI GUSTAS, SÍGUEME EN MI PERFIL DE GOODREADS*

https://www.goodreads.com/author/show/16732848.Majo_Sr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s