Biblioteca

Cada instante de la noche
crecen, y luego se achican;
al punto se modifican
y se cambian de lugar.
De sus faces siempre pálidas
emiten vapores ellas,
que a las tremantes estrellas
hacen su brillo ocultar.